La pasión por los fierros de los Pérez Companc

Luis Perez Companc

El amor por los automóviles y el rugir de motores es algo que los Perez Companc llevan en la sangre. El pater famille del clan más rico del país, Goyo, supo ser un excéntrico coleccionista de autos clásicos y únicos en el país. Así, lo hizo sentir a sus hijos que abrazaron la misma fascinación por los autos.

Gregorio, el padre de familia cuenta con una de las colecciones de automóviles más importantes de la Argentina y de hecho, fueron uno de los pocos que contaron con autos preparados para competir en la WRC.  Su exclusiva colección fue objeto de envidia de mucho de los amantes de los fierros locales que deseosos harían lo que sea por hacer rugir sus motores.

De los hijos de Gregorio, dos han llevado esta pasión familiar a la competencia profesional: Luis y Jorge. Fue en el caso de Luis el que llevó esta afición a un nivel de profesionalismo que lo consagró como Campeón del Automovilismo Argentino y lo hizo participar de competencias de renombre en todo el mundo junto a su navegante José María Volta.

Luis Perez Companc inició su carrera en 2001 en el Rally de Argentina  y solamente cuatro años más tarde se consagró ganador del Campeonato de Rally de la Argentina. Al año siguiente, aumentó su exposición y nivel profesional cuando participó del equipo M-Sport World Rally Team.

Los autos de Luis Perez Companc en su carrera

El año 2006 fue el año de los rallies para Luis Perez Companc quien compitió en ocho oportunidades y siempre lo hizo a bordo de su clásico Ford Focus. Luego de algunos años llegó el turno del Toyota Corolla, auto que hizo estremecer a más de uno con su velocidad y con la racha ganadora que le imprimió a la dupla de Luis Perez Companc y José María Volta.

La colección de Goyo Pérez Companc

Gregorio recién mostró sus autos durante una fiesta. Corría el año 2009 y luego del pedido de muchos asistentes, el líder del imperio Perez Companc montó una carpa de exhibición para dar a conocer los automóviles que poseía.

Por herencia o por adquisición, es claro que en la familia Perez Companc la sangre tira por los autos y la velocidad, sea para coleccionar o para conducir.